La verdadera PÉRGOLA BIOCLIMÁTICA

pérgolas ajardinadas, pérgolas bioclimáticas, pérgolas de madera, pérgolas metálicas, glicinia, ampelopsis

Desde hace un tiempo venimos escuchando a nivel comercial el término "pérgola bioclimática" como lo más novedoso e innovador en el mercado de los sistemas de sombreo para exterior. ¿A qué se refieren cuando incorporan el término "bioclimática"?.

Simplemente, quiere decir que son pérgolas de lamas regulables, que permiten graduar la entrada de sol y, por lo tanto, aprovechar las condiciones del clima según las necesidades. Realmente son elementos muy prácticos en según qué casos.

Pero sin la necesidad de sofisticados mecanismos o la fabricación de materiales plásticos, las pérgolas bioclimáticas ya llevaban mucho tiempo inventadas.

Una pérgola cubierta de plantas es la mejor solución bioclimática de sombreo. 

Generamos superficies de cubrición más sostenibles, la sombra proyectada es mucho más fresca y oxigenada, ayudamos a la biodiversidad y nos rodeamos de naturaleza. Todo ello añadido a la gran revalorización estética de nuestro exterior que conseguiremos con este tipo de soluciones.

Para que realmente sean elementos de sombreo adaptables debemos utilizar especies vegetales de hoja caduca. De esta manera conseguiremos tener sombra fresca en verano y un techo semidespejado en invierno. Opciones hay muchas y se trata de buscar una especie o varias en combinación que puedan ofrecer lo que buscamos. Por cierto, cuidado con utilizar parras según donde esté situada la pérgola, pues atraen a las avispas. 

En la imagen del ejemplo de la portada del artículo se representa una combinación entre Wisteria y Ampelopsis. La Wisteria plantada en el suelo acabará trepando por los pilares y la Ampelopsis, en este caso sembrada en maceteros en altura, comenzará a tapizar rápidamente el enrejado superior de la estructura. La infografía pertenece a un reciente proceso de evolución de un proyecto que estamos desarrolando en el estudio, configurada como elemento bioclimático de sombreo en el patio de un colegio.

Un truco para poder sembrar justo en el pie de los pilares es profundizar lo suficiente con el cimiento como para quedar por encima la capa de tierra necesaria para que agarre la panta que vayamos a colocar. Esa profundidad dependerá de la especie que tengamos pensada. En este caso, el tramo de pilar que quede enterrado deberá estar protegido de la humedad, aplicando la técnica adecuada según el tipo de material del soporte.

En cuanto a las estructuras, podemos encontrar pérgolas de madera, perfiles de acero, cables tensores...sobre bases igualmente metálicas o de madera, fábricas de ladrillo o mampostería. Soluciones habrá tantas como dé la imaginación. Es importante en este caso que para estructuras de cierta entidad contemos con un profesional, pues por las dimensiones del elemento constructivo y el tamaño que puedan alcanzar algunas plantas, podemos necesitar de un cálculo estructural que nos garantice la seguridad. Tengamos en cuenta que, por ejemplo, una Glicina acabará siendo un "árbol tumbado" sobre nuestra pérgola, con un tronco de considerable calibre y abundante follaje.

Otra cuestión importante a tener en cuenta en pérgolas que incorporen sistemas eléctricos para iluminación y bases de enchufes y que estén realizadas con estructuras metálicas, es que requieren de una red de toma de tierra que evite electrocuciones. 

Como en jardinería el mantenimiento cero no existe, un mínimo de atenciones requerirá nuestra preciosa pérgola bioclimática. Alguna poda, supervisión del sistema de riego, como reprogramar según las estaciones o cambiar la pila del programador si es el caso. Es importante cuando tengamos jardineras en altura, mirar en el interior de los maceteros en alguna ocasión, controlando que los goteros sigan funcionando, que las plantas están sanas o que no se estén acumulando restos de hojas. Ojo con los maceteros en altura, que pueden llegar a tener un gran peso para la estructura liviana de una pérgola. Nuevamente recuerdo la necesidad de supervisión por parte de un profesional para este tipo de diseños. Otro consejo es no utilizar tierra vegetal en esos maceteros, que acabará compactando mucho. Mejor un sustrato más ligero y aireado.

Si te ha sido útil esta información COMPARTE en Facebook para que otros puedan conocerla y, de paso, me ayudas a difundir mi trabajo. ¡¡¡Muchas gracias!!!

sígueme en Instagram ¿Buscas inspiración para tu nuevo proyecto de vivienda o jardín? Sígueme en INSTAGRAM, donde publico trabajos, ideas y algunas visitas de obra  

sígueme en Facebook  O puedes seguirme en Facebook y darme un Like!!!

Estudio de Paisajismo Visita la Web del Estudio de Paisajismo


Quizá puedan interesarte estos otros artículos:
10 CLAVES para el DISEÑO de JARDINES paso a paso

Mi nombre es Ángel Méndez, arquitecto y paisajista apasionado de la creación de espacios con magia. Te invito a seguir este blog y a echar un vistazo a la web del estudio, donde podrás encontrar algunos de mis trabajos.

Comentarios

  1. Muy buena ideas. Siempre que sean plantas, mi apoyo a cada emprendimiento es incondicional.
    En las ciudades y pueblos, muchos muros y balcones pero pocas flores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, Norma. Como lo natural no hay nada y a los espacios urbanos, por lo general, les falta paisaje. ¡Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario