¿Vas a hacerte una vivienda?, pues reduce INTERIORES y amplía los EXTERIORES. Evita estos típicos errores ...

Zaguán, arquitectura paisaje, jardines arquitectónicos, terrazas, paisajismo










Mi experiencia como arquitecto me ha enseñado que una gran mayoría de los que se van a hacer una vivienda cometen el mismo error... edificar más de lo necesario.

Se tiende a idealizar los espacios de tal manera que les exigimos el control sobre todas y cada una de las posibles situaciones que puedan darse, asignando usos específicos por estancia, multiplicando éstas y estirando superficies.

Pero no va de gasto este artículo, pues considero que cada uno de su dinero dispone como quiere, sino de lo que perdemos en otras cosas por la obsesión de exprimir tanto los metros edificables en la parcela. Y esas cosas que perdemos, en la gran mayoría de ocasiones son oportunidades de configuración de exteriores, como unos estupendos porches o terrazas semicubiertas. Vamos a ver por qué.

Es cierto, se tiende a construir más dormitorios de los necesarios, a configurar salones inmensos, realizar despensas independientes de las cocinas, baños tan grandes que llegan a ser poco acogedores, cuartos de juegos complementarios a dormitorios que ya serían suficientes para dicha función y un sinfín de previsiones que, en muchas ocasiones, se demostrarán innecesarias. 

Bien es cierto que es responsabilidad del profesional orientar a ese cliente que llega un poco perdido y embriagado por la ilusión de configurar la que será la vivienda de sus sueños y, haciendo justicia, he de decir que en la gran mayoría de ocasiones, finalmente se consigue encontrar el equilibrio necesario entre los deseos, las necesidades reales y la coherencia arquitectónica.
                                                                                                                       
Debemos saber que la edificabilidad de una parcela o, para que nos entendamos, la superficie que nos van a permitir construir, tiene un límite. Este máximo lo establecen las normas urbanísticas del municipio y en cada caso será diferente, por lo que es objeto de estudio concreto. Supongamos que disponemos de 280 m².

A poco que empecemos a sumar dormitorios, inflar superficies, dotar a la vivienda de usos complementarios para los "por si acaso"... habremos agotado esos 280 m². 

Si tenemos en cuenta que las superficies cubiertas no cerradas, es decir, porches y terrazas cubiertas, computan al 50% de su superficie, es de cajón que debemos destinar algo de edificabilidad a esos espacios. Pues a pesar de que solamente computan al 50%, con lo cual y por poner un ejemplo, para un porche de 20 m² reales vamos a agotar solamente 10 m² de edificabilidad, generalmente no conseguimos ni esos 10 m² porque ya los consumieron las estancias interiores de la casa. 

¿Cuál es la consecuencia de ésto?. El resultado se traduce en reducidos espacios exteriores cubiertos y que, en ocasiones, llegan a ser anecdóticos. Así podemos observar muchas fachadas planas, sin juego de volúmenes, sin espacios de transición en los accesos, pues al arquitecto le es imposible configurar este tipo de piezas sin contar con algo de la edificabilidad permitida.

¿No será más interesante reducir un poco la escala de un sobredimensionado interior y conseguir a cambio un buen porche donde hacer vida con la familia y amigos en primavera y verano?. En el siguiente ejemplo se ve como, al fondo de la piscina, obtuvimos un magnífico cenador cubierto que se ha convertido en el protagonista de este exterior.
Piscina de diseño, diseño de jardines, paisajista, paisajismo, aprender paisajismo, jardines de diseño

Entre el exterior y el interior deben existir espacios de transición. Estos podrán ser semicubiertos, totalmente techados, ajardinados, con juegos de entradas de luz... y proporcionarán el cobijo necesario para poder estar a gusto en ellos. No es lo mismo llegar a una vivienda donde aparece la puerta de entrada enrasada en una fachada plana, que encontrarnos con una serie de espacios intermedios que nos dan la bienvenida y nos protegen de las inclemencias del tiempo mientras buscamos las llaves o descargamos la carga que llevamos en las manos. Demosle a la percepción de sensaciones la importancia que se merece. Respetemos el "Genius loci" y hagámonos querer por el lugar.

Reflexionando sobre estos conceptos podemos entender lo importante que es hacer paisaje desde el primer momento de la concepción de la arquitectura. La completa integración se consigue pensando en ambas disciplinas a la vez. No es lo mismo una casa con jardín que una casa-jardín. Cuando un cliente llega al estudio para hacerse su vivienda, la primera pregunta que le hago es ... ¿vamos a tratar los exteriores?. 

No me vale dejar para más adelante lo del paisaje. Si no lo prevemos desde la arquitectura nunca será igual. Un ejemplo muy claro sería un pasillo que conduce a los dormitorios y que podemos tratar de la forma clásica, es decir, entre dos paredes... o acristalando un lateral para incorporar un jardín japonés interior que haga mucho más amable el tránsito por ese recorrido. 

Lo de los exteriores para más adelante no debe ser un "ya vendrá el jardinero a sembrar césped alrededor de la piscina" ... evidentemente, estamos hablando de otra cosa.

Por tanto y en la medida de lo posible, busquemos esas estrategias a la hora de proyectar una vivienda que nos faciliten disfrutarla tanto desde dentro como en su exterior. 



Debemos dotar a la vivienda de generosos porches. En lugares calurosos, un salón con dos porches, uno a Sur y otro a Norte, conseguirá ofrecernos estancias agradables durante más meses al año.

Las pérgolas son el soporte ideal para algunas plantas, filtran el sol, sirven de estructura para toldos y cortinas, contribuyen a la eficiencia energética del edificio y enriquecen la volumetría general del diseño.

Una pieza muy interesante que se ha ido perdiendo con el paso del tiempo ha sido el zaguán. Un espacio no calefactado que nos permite recorrer los primeros metros de la propiedad protegidos de la lluvia o el sol, pero regalándonos aún la oportunidad de seguir disfrutando de plantaciones, fuentes, el sonido de los pájaros o un banco para leer. Ya las antiguas casas romanas hacían de las transiciones interior-exterior toda una filosofía constructiva.

Sirva de ejemplo la imagen que utilizo de portada para este artículo, que es de uno de mis proyectos. Se trata de una vivienda unifamiliar cuya puerta de entrada retranqueamos unos metros de la calle para conseguir ese espacio intermedio. Podríamos haber traído todo el programa hacia la fachada, pero los propietarios hubieran perdido la oportunidad de recorrer un espacio tan acogedor cada vez que llegan a su casa. Me consta que están encantados con sus accesos, que los disfrutan a diario y que son motivo de comentarios positivos de todos los que llegan por primera vez a esa vivienda.

Es un espacio techado, pero a través de la pérgola entra el agua de lluvia. Hay leves corrientes de aire, al tratarse de un espacio abierto en el lateral, transmitiendo así esa sensación de estar aún en la calle. La luz se filtra y proyecta sobre el empedrado del pavimento los vacíos de la pérgola, que recorren el lugar con el movimiento del sol para generar un bonito efecto de luces y sombras sobre los helechos que aguardan junto a la puerta de entrada.
Zaguán, arquitectura paisaje, viviendas diseño, diseño terrazas, arquitectos paisajistas

Todo este juego de sensaciones se hubiera perdido si hubiéramos agotado la edificabilidad en los interiores, pero en este caso pudimos encontrar ese equilibrio necesario que proporcionó algo de magia al lugar.   

Si te ha sido útil esta información COMPARTE en Facebook para que otros puedan conocerla y, de paso, me ayudas a difundir mi trabajo. ¡¡¡Muchas gracias!!!


¿Buscas inspiración para tu nuevo jardín? Sígueme en INSTAGRAM, donde publico trabajos, ideas y algunas visitas de obra  
sígueme en Instagram
O puedes seguirme en Facebook y darme un Like!!!
sígueme en Facebook
Visita la Web del Estudio de Paisajismo
Estudio de Paisajismo
Quizá puedan interesarte estos otros artículos:
Mi nombre es Ángel Méndez, arquitecto y paisajista apasionado de la creación de espacios con magia.  Te invito a seguir este blog y a echar un vistazo a la web del estudio, donde podrás encontrar algunos de mis trabajos.

Comentarios


Proyectos de Viviendas y Jardines EXCLUSIVOS