El Norte de los Árboles

musgo en los troncos de árboles










Tanto en la arquitectura como en el paisaje, el primer dato a considerar en un nuevo proyecto es el de la incidencia del sol. La situación geográfica del lugar condicionará las decisiones y estrategias de diseño, que de igual manera, irán de la mano de la climatología de la zona.

No utilizamos las mismas variedades de plantas en todas las orientaciones, de igual manera que no todas las especies tienen las mismas necesidades de exposición. Una planta ubicada en mitad de una explanada va a estar expuesta siempre al baño del sol, si bien recibirá una radiación suave por la mañana en la cara Este, mucho más intensa al Sur y Oeste a medida que avance el día y nula en la cara Norte; importante apuntar que esto sucede así en el Hemisferio Norte, siendo la cara soleada la Norte en el Hemisferio Sur.

Este concepto, llevado a un diseño de jardinería en el perímetro de una vivienda, dará como resultado soluciones que se adapten a las proyecciones de sombras cambiantes a lo largo del día, según incida el sol sobre las fachadas y proyecte así sus sombras. Quien dice una vivienda dice un muro, un árbol que proyecta sombra sobre otros o unos grandes arbustos que ocultan parte del sol a otras pequeñas plantas. El análisis debe ser global y en el tiempo, pues no dará la misma sombra un árbol recién plantado que a los cinco años de desarrollo.

El ejemplo más ilustrativo del concepto de la exposición solar lo encontramos en el mismo tronco de los árboles. El hecho de que a diario reciban la radiación solar en un recorrido E-O hace que la cara Norte pueda presentar musgo u otras pequeñas plantas colonizadoras de desarrollo en sombra. La naturaleza es sabia, no necesita como nosotros de planificación, las cosas suceden por sus órdenes naturales, regidos por leyes de relaciones y armonía. Por tanto, la atenta observación del medio nos va a dar siempre pistas y nos mostrará parte del camino en el proceso creativo.

El musgo de la cara Norte de los árboles también ha sido utilizado desde siempre como brújula natural para orientación en el campo, si bien, debemos tener en cuenta que las propias sombras de árboles cercanos o montes pueden desvirtuar estas señales, produciendo giros de las superficies verdegueantes de unos troncos a otros.


Espero que te haya servido este artículo y que, si te ha parecido interesante, me ayudes a difundirlo compartiendo el post.

De igual manera serán bien recibidas las participaciones...cuéntame tu experiencia, aporta ideas para que entre todos aprendamos nuevos trucos o pregunta alguna duda.



Si te gusta este blog, también puedes seguirme en:

Facebook: Paisajismo Ángel Méndez   ¿me das un ME GUSTA?

Visita la Web del Estudio Ángel Méndez - Arquitectura + Paisaje