MADROÑO, un símbolo en la jardinería mediterránea

Nombre científico: Arbutus unedo
Nombre común: Madroño












El madroño es un pequeño árbol muy interesante para utilizar en los diseños siempre que tengamos en cuenta sus condicionantes.

Como especie será una magnífica elección desde el punto de vista de la integración en el jardín de tipo mediterráneo y más aún teniendo en cuenta su hoja perenne, que aporta un atractivo color verde durante todo el año.

El principal problema será su lento crecimiento, por lo que no debemos utilizarlo pensando en él como protagonista o elemento estructurante de la composición. Si lo vemos como una especie arbustiva más, que algún día alcanzará el porte de pequeño arbolito, el concepto cambia y se abren así más posibilidades de utilización. De esta manera, podemos pensar en el madroño como en el complemento arbustivo a otras especies arbóreas de más rápido crecimiento.

En cuanto a los vistosos frutos, es necesario saber que su ingesta produce dolor de cabeza y que llegan a provocar embriaguez, por lo que no es recomendable comerlos y es conveniente controlar que no lo hagan los niños en algún descuido.  Los racimos de color, entre el amarillo y el rojo, se ven espectaculares cuando llega el otoño, pero debemos tener en cuenta que pueden provocar suciedad si están en zonas pavimentadas o cercanas a las construcciones.

Podemos ubicarlo al sol o en semisombra y agradecerá algo de humedad pero con buen drenaje.

SUSCRÍBETE para estar al día de nuevas publicaciones.

Si te gusta este blog, también puedes seguirme en:


Visita la Web del Estudio Ángel Méndez - Arquitectura + Paisaje

Quizá puedan interesarte estos otros artículos: