BAJO MANTENIMIENTO, 3ª parte: minimizar patologías


Jardinería de bajo mantenimiento
















Una de las maneras de reducir el mantenimiento de un jardín es bajar la incidencia de enfermedades y plagas en las plantas. Para ello debemos mantener nuestras zonas verdes sanas aportando con periodicidad los suplementos de nutrientes necesarios y aplicando productos preventivos para todo tipo de patologías. Pero no todo está en los aportes, repasemos algunos puntos clave.

Debemos estudiar las orientaciones de nuestro espacio y conocer los recorridos del sol para tener muy claro dónde ubicaremos las plantas de sol, las de sombra y las de semisombra. En ocasiones, una mala orientación no matará a la planta pero la predispondrá a sufrir enfermedades. Éste pudiera ser el caso del Evónimo (foto de portada) , tan comúnmente utilizado en los setos de los jardines públicos. Este arbusto no tolera bien la sombra y los tramos que reciben poco sol acaban generalmente invadidos por el hongo Oidio.


Jardinería de bajo mantenimiento














Ejemplo de romero enfermo por estar ubicado en sombra.


Si una planta es propensa a enfermar debemos ser prudentes con la cantidad de ejemplares que utilicemos en nuestros diseños. Por ejemplo, sería arriesgado confiar todo un seto a la Pyracantha, pues de padecer el ataque del fuego bacteriano podría extenderse a través del conjunto y arruinar toda la barrera.

Los encharcamientos pueden ser también motivo de patologías, por lo que nunca debemos descuidar las evacuaciones de aguas de nuestro jardín. Aunque conlleven cierta realización de obras y generen costes, es fundamental organizar una buena red de drenaje al inicio del montaje de un espacio verde.


Si te gusta este blog, también puedes seguirme en:

Facebook: Paisajismo Ángel Méndez   ¿me das un ME GUSTA?

Visita la Web del Estudio Ángel Méndez - Arquitectura + Paisaje




Quizá puedan interesarte estos otros artículos: