CHILL OUT en ELVAS, PORTUGAL, muy cerca de BADAJOZ

Chill Out


























Chill- out en Elvas (Portugal). Diseño: Ángel Méndez



El estado original de este espacio carecía de encanto alguno debido a su simple composición de 60 m2 de césped con algunas plantas perimetrales y un par de árboles poco consolidados en el lugar. El césped presentaba un mal aspecto y, según comentaban sus propietarios, nunca llegó a estar bonito. Había un condicionante innegociable que consistía en obtener un diseño que mantuviese los dos árboles, un olivo y un magnolio, en el mismo lugar donde estaban.














Estado original del espacio.



La transformación de esta terraza se planteó incorporando la tercera dimensión, jugando así con volúmenes que rompieran la planeidad inicial. Se pensó en un espacio central para el relax donde poder leer, cenar o tomar una copa rodeado de elementos vegetales que aportasen el toque verde al conjunto, pero sin recargar de vegetación al tratarse de una superficie relativamente pequeña. Esta plataforma central se elevaba sobre el resto de las superficies transformando la estancia en protagonista absoluta.

Jardinería de bajo mantenimiento en combinación con una pastilla de césped artificial que, en este caso, respondía a la necesidad de adaptar un área de juego para el bebé de la familia.  

La materialidad de la propuesta se resume en un predominante adoquinado de granito “gris Quintana” sobre cama de arena, jardineras de fábrica que conforma a su vez el asiento y cuerpo del chill-out, tarima de madera de ipe para aportar calidez al conjunto y una estructura metálica para conformar el espacio y soportar los toldos. Un mini-estanque de acero corten ponía el broche final.


Adoquines granito

















































Parte del secreto de este chill-out está en lo que no se vé. Su ubicación está en una segunda terraza elevada de la vivienda, siendo otro patio inferior el que comunica con la cocina. De esta manera, si no se resolvía correctamente la recogida de aguas, era muy probable que apareciesen humedades en la parte más baja. A su vez, las lavandas sembradas en el borde no podrían soportar encharcamiento, por lo que, por debajo de los pisos corre toda una instalación de desagües para evacuar los excesos de riego en las jardineras y las escorrentías del agua de lluvia.



































¡¡¡Resultado final!!!

Chill Out














Chill Out














Chill Out














Chill Out
















Si te gusta este blog, también puedes seguirme en:

Facebook: Paisajismo Ángel Méndez   ¿me das un ME GUSTA?

Visita la Web del Estudio Ángel Méndez - Arquitectura + Paisaje


También pueden interesarte estos otros artículos:

Jardín en vivienda de diseño en Mérida
Diseno en Biel/Bienne, Switzerland.