6 CLAVES para ENCARGAR tu NUEVA PISCINA

proyectos piscinas, diseño piscinas, construcción piscinas, piscinas en Badajoz, piscinas en Cáceres, piscinas en Extremadura, piscinas de diseño

Encargar el diseño y construcción de una nueva piscina para nuestra vivienda es siempre motivo de ilusión en la familia. Los veranos son muy diferentes cuando podemos disponer de una zona de baño donde refrescarnos y relajarnos.

Para mí, son proyectos muy bonitos y que disfruto mucho, pues no concibo otra manera de hacerlos que integrando, en la medida de lo posible, algo de paisaje que haga aún más agradable la estancia.

Si queremos que la construcción de nuestra nueva piscina cumpla todas las expectativas y que el resultado final sea el esperado, es importante tener en cuenta varias cuestiones que hoy vamos a repasar en esta entrada.

Antes de comenzar con los puntos clave para la elección de nuestra piscina, quiero aclarar algo que suele ser motivo de duda y es que este tipo de obra es considerada obra mayor. Como tal, requiere de un proyecto previo y su correspondiente tramitación en el ayuntamiento del municipio para obtener licencia de obras. Si te interesa conocer más en profundidad cómo va esto de la licencia de obras para una piscina, puedes leer este otro artículo aquí. 

Una vez aclarado este punto importante, entremos en las claves que no debes olvidar a la hora de pensar en tu nueva piscina:


1.- Encarga el proyecto en invierno

Con esto de las piscinas suele suceder como con los aires acondicionados y es que mucha gente se acuerda de ponerse en marcha cuando llega la temporada. 

No es un caso aislado, me ha ocurrido en innumerables ocasiones. El cliente llama a finales de la primavera para un proyecto de piscina con la prisa y el condicionante de que deberá aprovechar la temporada de baño del verano. No luchemos de esa manera contra las adversidades cuando las cosas pueden hacerse mucho más fácilmente. Redactar un proyecto llevará un tiempo, que no será nada comparado con lo que tardará el ayuntamiento de turno en conceder la licencia. Después debemos contar con que la empresa constructora qua vaya a hacer la obra necesitará su tiempo para realizar el presupuesto y que, después, no siempre van a tener disponibilidad inmediata para comenzar con nuestro proyecto, pues estarán avanzando o terminando otros trabajos.

Lo ideal es aprovechar los meses de invierno para comenzar con las gestiones, de manera que se pueda realizar el proyecto sin prisas, cuidando el detalle para que nada falle después. De igual manera gestionaremos la licencia de obras y los presupuestos de la construcción, dando pasos seguros y con la tranquilidad de que queda tiempo para todo.

Una vez gestionado todo el proceso inicial, solamente queda esperar que terminen las lluvias para comenzar con la excavación.


2.- No hagas tu piscina demasiado profunda

Esta suele ser la cuestión que más se repite. Inicialmente todo el mundo piensa en una piscina profunda, donde poder tirarse de cabeza. Lo de tirarse de cabeza se visualiza como algo idealizado, como la estampa perfecta de nuestros días de baño.

Hace ya mucho tiempo que la tendencia es hacer piscinas con poca profundidad y es lo más acertado.

La primera cuestión obvia es que a menor profundidad, menor volumen de agua  a depurar y, por tanto, más reducidos costes de mantenimiento.

Pero vayamos a la comodidad de uso. Generalmente, en las piscinas particulares pasamos más tiempo en el agua relajados que nadando o tirándonos de cabeza. Lo que más nos a apetecer es refrescarnos puntualmente y estar tranquilos.

Si el agua nos cubre o nos llega tan cerca del cuello que no nos permita mantener una posición reposada, se acabó lo de estar relajados dentro. Hay muchas piscinas mal dimensionadas que te obligan a estar nadando todo el tiempo que permaneces dentro de ellas, con lo que llega un momento en el que comienza a darnos pereza meternos en el agua. Otras dejan una zona poco profunda al principio para después ir ganando una tremenda profundidad, provocando que al final todo el mundo se concentre en el pequeño trozo de la entrada, desperdiciando gran parte de la piscina y, por tanto, de la inversión realizada.

Si configuramos una lámina de agua que nos llegue por el pecho, transformaremos la piscina en un lugar donde poder pasar más tiempo de pie, charlando con nuestros acompañantes de baño e, incluso, tomando algo mientras nos damos ese chapuzón.

Una profundidad media muy recomendable es la de 1,30 m. y si queremos ir aumentando progresivamente hasta el final, no deberíamos parar de 1,60 m. En estas profundidades se nada perfectamente e, incluso, podríamos tirarnos de cabeza.


3.- Incorpora escaleras de fábrica y plataformas de descanso

Ya pasaron a la historia las típicas escalerillas de acero inoxidable pegadas a un lateral del vaso.

La tendencia es poder acceder cómodamente al interior, facilitando que todos los miembros de la familia lo tengan fácil, incluidos niños pequeños y personas mayores o con cierto grado de movilidad reducida.

Las plataformas son tendencia. Suelen coincidir con las escaleras y su función es permitir una estancia sentado e incluso tumbado, para poder permanecer relajado como en el mejor de los spas. Las piscinas que incorporan plataforma son todo un éxito y es donde acaban toda la familia e invitados cada vez que se dan un baño.

Importante respecto a las escaleras y plataformas: Son el salvavidas de nuestras mascotas si llegan a caer al agua cuando no estamos presentes. Es muy frecuente que un perro caiga al agua y, a pesar de saber nadar, acabe ahogado por el cansancio tras un tiempo intentando salir sin encontrar donde sostenerse. Con una escalera de fábrica eso no sucede, pues el animal acabará llegando hasta ella y subiendo para salir del agua. 


4.- ¿La hacemos con sistema de Skimmers o desbordante?

Es evidente que una piscina de sistema desbordante es más atractiva, pero sepamos que no siempre será la elección más acertada.

Para que pueda ser desbordante, requiere de la realización de un vaso de compensación, es decir, un depósito/arqueta independiente de la piscina con una capacidad de al menos el 10% del volumen de agua de ésta. Esto quiere decir que necesitamos el espacio para este depósito, que podrá estar en el cuarto de instalaciones, sótano o soterrado en el terreno. Además del espacio requerido, tendrá un coste adicional.

Por lo tanto, cuando se disponga de poco espacio o el terreno sea llano y con el sistema desbordante lo único que consigamos es que la lámina de agua quede enrasada con el piso, puede no ser tan interesante esta opción. Lo bonito de una piscina desbordante es que se transforme en una auténtica "infinity", aprovechando un desnivel y unas vistas espectaculares; pero si no es el caso, podemos decantarnos por un sistema más sencillo por Skimmers.


5.- ¿Cloro o sistema de depuración salina?

Esto sí que está claro, ya se montan prácticamente todas con el sistema de depuración salina.

Serán todo ventajas desde el primer momento en que dejemos de utilizar productos químicos y nuestra piel y ojos lo agradecerán.

Además es un sistema mucho más respetuoso con el medio ambiente.


6.- Reduce las superficies de césped alrededor de tu piscina

¿Sabías que una pradera de césped puede llegar a consumir hasta 6 litros de agua por m2 y día?. Pues echa la cuenta y si no tienes pozo échate también a temblar con la factura del agua. 

Además, las grandes extensiones de césped, de siempre solicitadas por conseguir que abunde el verde en nuestro jardín y se vea bonito, consiguen el efecto contrario al perseguido. Si abusamos de ellas lo que conseguiremos será tener unos espacios monótonos, sin encanto, totalmente desprovistos de la tan necesaria biodiversidad.

Reduzcamos la superficie de césped al mínimo necesario para poner unas toallas y poder andar descalzos y en el resto juguemos con la jardinería mediterránea. Démosle vida al jardín, alegría con floraciones y vida con la aparición de las mariposas. 

Evidentemente, habrá que saber qué especies podemos utilizar alrededor de una piscina y cuales están contraindicadas por cuestiones tanto de limpieza como de proyección de sombras e, incuso, por el peligro de raíces agresivas de algunos árboles que puedan dañar la estructura del vaso. Pero con un buen diseño, nuestra piscina multiplicará las posibilidades de convertirse en el lugar más placentero de la vivienda durante los meses del verano.

Para mí, las piscinas pensadas en un proyecto integral de paisajismo son las mejores y de los proyectos con los que más disfruto diseñando. 

Si te ha sido útil esta información COMPARTE en Facebook para que otros puedan conocerla y, de paso, me ayudas a difundir mi trabajo. ¡¡¡Muchas gracias!!!

sígueme en Instagram ¿Buscas inspiración para tu nuevo proyecto de vivienda o jardín? Sígueme en INSTAGRAM, donde publico trabajos, ideas y algunas visitas de obra  

sígueme en Facebook  O puedes seguirme en Facebook y darme un Like!!!

Estudio de Paisajismo Visita la Web del Estudio de Paisajismo


Quizá puedan interesarte estos otros artículos:
10 CLAVES para el DISEÑO de JARDINES paso a paso

Mi nombre es Ángel Méndez, arquitecto y paisajista apasionado de la creación de espacios con magia. Te invito a seguir este blog y a echar un vistazo a la web del estudio, donde podrás encontrar algunos de mis trabajos. ¿Necesitas un proyecto para tu jardín o vivienda?, ¿hablamos?. 

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Me alegro mucho, de eso se trata este artículo, de aclarar y despejar las típicas dudas. Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario