Evacuación de aguas en jardinería

Drenajes para jardinería








Drenaje visto con bolo blanco recorativo. Diseño de Ángel Méndez

A menudo encontramos en los jardines soluciones constructivas que no son acertadas, pues se derivan de otro tipo de obras y no están adaptadas al uso específico. Éste es el caso de los imbornales, muy funcionales y eficientes en las calzadas, acerados o zonas pavimentadas, pero poco efectivos en las áreas terrosas.

Unas rejillas colocadas a nivel del terreno natural van a comenzar a obstruirse desde el primer día de su puesta en funcionamiento, pues el agua de lluvia arrastrará hacia ellas el material, ya sea tierra, arena o cualquier otro tipo de árido. A su vez, las propias semillas de los árboles y arbustos del jardín, acabarán germinando en el fondo del arenero, de no ser por una continua limpieza de éste; que no suele ser el caso.









Imbornales convertidos en semilleros de las palmeras cercanas

Es por ello que para recoger aguas en los jardines van a funcionar mucho mejor los sistemas de drenajes, ya sean ocultos o vistos. Será preciso saber qué sistema utilizar en cada caso y aplicarlo correctamente, pues muy a menudo se ejecutan drenajes que no funcionan.

Un tubo de drenaje deberá estar siempre protegido por un fieltro geotextil para que, de esta manera, ni se acaben obstruyendo los poros de la conducción ni la sección de la misma. Sobre ese geotextil de protección deberá existir en mayor o menor medida, según los casos, una capa de bolo o gravilla que facilite el desplazamiento de las aguas por gravedad hacia la conducción. Pero además, si sobre la gravilla volvemos a tener tierras (el caso de los drenajes ocultos), será necesario colocar otro fieltro que impida que con el paso del tiempo se mezclen los materiales y el drenaje deje de realizar su función. Lo más importante y que no siempre se realiza, es la canaleta de hormigón bajo el tubo. El tubo de drenaje no es realmente el que conduce las aguas, ya que se trata de una pieza llena de pequeños taladros cuya función es facilitar la entrada de las aguas a un espacio libre de áridos. Una vez que el agua penetra a través de él, será la canaleta de hormigón la que consiga la escorrentía de aguas, pues de no existir ésta, parte de dichas aguas volverían a salir por los agujeros de la parte baja del tubo para filtrarse en el terreno.

Drenajes para jardinería











Canaleta previa al tubo de drenaje con pendiente para la evacuación de aguas 

Drenajes para jardinería








Tubo de drenaje forrado con fieltro geotextil y cubierto de grava

El pozo drenante es un estupendo recurso que debería utilizarse más; raro es el césped en el que no preveo al menos uno para evitar zonas con encharcamientos. También lo utilizo mucho para recoger aguas en las partes más bajas de los jardines de extensa superficie. El pozo drenante no es más que un volumen bajo tierra compuesto de bolo o gravilla que permite restar tensión hídrica al terreno. Puede tener un tubo de salida con conexión al saneamiento o simplemente ser una pieza independiente que actúa como esponja absorbedora de humedad en momentos puntuales. Al igual que sucede con los tubos de drenaje, éste volumen de bolo debe estar protegido por un fieltro geotextil por su perímetro y en la parte superior, impidiendo así que se vayan filtrando poco a poco tierras dentro de él que puedan acabar impidiendo las necesarias filtraciones.

Pozo drenante








Pozo drenante utilizado a su vez como conexión de evacuaciones de otras partes del jardín
Pozo drenante








Detalle de pozo drenante en césped

En el caso de drenajes vistos, lo habitual será que la última capa de árido visto sea decorativo, dejando en profundidad el bolo o la gravilla menos vistosa. Entre ambos materiales puede ser interesante en esta ocasión colocar el geotextil protector, facilitando así la retirada del bolo decorativo para su futura sustitución y evitando de esta manera que acaben mezclándose ambos áridos.


Son sistemas muy sencillos pero que han funcionado desde siempre.


Canal de YouTube Descubre en YouTube la nueva serie de JARDINES en RUTA, en la que viajo en MOTO buscando historias relacionadas con el PAISAJISMO

sígueme en Instagram ¿Buscas inspiración para tu nuevo proyecto de vivienda o jardín? Sígueme en INSTAGRAM, donde publico trabajos, ideas y algunas visitas de obra  

sígueme en Facebook  O puedes seguirme en Facebook y darme un Like!!!

Estudio de Paisajismo Visita la Web del Estudio de Paisajismo

Comentarios

  1. Excelente aportación, justo un tubo de PVC se tapo por las raices de una palma que pusieran en la entrada, las raices se extendieron hasta el final del tubo llenandolo de fibras, y eso que eran cerca de 15 m.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que tener mucho cuidado a la hora de configurar las instalaciones y elegir las especies en los jardines, pues casos como el que comentas son muy habituales. Muchas gracias Pablo por tu aportación y comentario sobre el artículo. Saludos!

      Eliminar
  2. Hola ángel, muy interesante, mi finca tiene muchos problemas con el estancamiento de agua, la parte que no entiendo es la de la canaleta de hormigón. Tiene que ir por ambos lados del jardín ? Es una canaleta “abierta”por un lado o es cerrada? Muchas Gracias por tu ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, fíjate en la cuarta fotografía, esa es la canaleta. La canaleta va por debajo del tubo ranurado y el funcionamiento es el siguiente: el tubo recibe las aguas por las ranuras y una vez que entra en se va hacia abajo, saliendo nuevamente por las ranuras de abajo y por donde discurre realmente es por la canaleta de hormigón. Por eso, la canaleta debe estar lo más lisa posible y con pendiente, porque es por donde se desplaza el agua. Realmente el tubo tiene la función de dejar entrar las agua evitando que la canaleta esté en contacto directamente con las tierras, para que así el agua discurra con facilidad. Espero haberte aclarado las dudas. Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario