VENTAJAS de la HOJA CADUCA

Árboles de hoja caduca
Detalle de los blancos plateados del Populus alba











Para los profanos en la materia, hoja caduca puede ser sinónimo de pérdida de interés en el jardín durante los meses de invierno. Pero realmente, ¿esto es así?. Lo cierto es que sabiendo utilizarla, podemos conseguir resultados sorprendentes, tanto desde el punto de vista estético como funcional.

Sin entrar en la fase previa del otoño, comentada en un post anterior, en la que ya hablábamos de la “efímera belleza” de algunos árboles, volvemos a encontrar interés visual en pleno invierno cuando algunas especies nos muestran sus esqueletos desnudos. Bien es cierto que no todas muestran el mismo encanto a la hora de despojarse de sus follajes, pero en algunos casos estas siluetas pueden llegar a estar cargadas de teatralidad y, en ocasiones, en combinación con la arquitectura, ser capaces de transformar el entorno en escenarios cargados de fuerza.

Sirvan de ejemplo los troncos desnudos del Populus alba (Álamo blanco) o la Lagertroemia indica (Árbol de Júpiter). El álamo, utilizado en barreras o en masas, nos muestra en invierno un soberbio esqueleto blanco con matices plateados que no podemos resistirnos a contemplar. La maraña que forman sus ramas se convierten en interesante celosía si en el plano posterior aparecen elementos protagonistas, como puedan ser construcciones. En el caso de ubicar por delante jardinería verde o con pinceladas de color, se conseguirá también un atractivo contraste con los blancos del fondo. 

Árboles de hoja caduca
Barrera de Álamos con efecto celosía










En el Árbol de Júpiter, de menor escala, el interés estará en los caprichosos trazados de sus ondulantes troncos y ramas, además del liso tacto de sus cortezas. Este árbol es muy adecuado para composiciones en jardines japoneses.

Árboles de hoja caduca
Atractivos troncos de Lagerstroemia indica










Pensemos ahora en el aspecto funcional. La hoja caduca protege del sol en verano pero deja pasar los rayos solares en invierno. Esto es justo lo que necesita una vivienda en zonas cálidas para beneficio de su eficiencia energética. De esta manera, si colocamos de forma estratégica árboles de hoja caduca en orientaciones Sur y Oeste, conseguiremos obtener sombras sobre las fachadas en verano pero dejar que los rayos de sol calienten los cerramientos en invierno. Una manera inteligente y económica de reducir los gastos anuales en calefacción y aire acondicionado.

Es importante tener en cuenta los ciclos completos de las especies vegetales a utilizar en el diseño de jardines, pues el interés no solamente va a estar en las frondosas y coloridas primaveras. En buen diseño debe “funcionar” y tener en cuenta la hoja caduca es uno de los pilares con contribuirán a ello.

Si te gusta este blog, también puedes seguirme en:

Facebook: Paisajismo Ángel Méndez   ¿me das un ME GUSTA?

Visita la Web del Estudio Ángel Méndez - Arquitectura + Paisaje

Quizá puedan interesarte estos otros artículos: