GALLINEROS, todo un incentivo para los NIÑOS

Gallineros en el jardín
Opciones de color para el gallinero. Diseño: Ángel Méndez








Aquellos que tuvimos la suerte de poder ir a ver si habían puesto huevos las gallinas del abuelo sabemos de lo gratificante que puede llegar a ser para los niños esta manera de contacto con la naturaleza. Un gallinero en el jardín no supone solamente una fuente de suministros para nuestra cocina, sino que va mucho más allá, pues puede llegar a convertirse en una didáctica actividad en la que los más peques aprendan a querer a los animales y a cuidar de ellos.

Está muy bien que los niños tomen conciencia de estos valores, que sepan que los animales nos aportan beneficios pero que, a cambio, requieren de nuestros cuidados y protección. Es por ello, que animo a todo aquel que tenga la posibilidad de incorporar un gallinero a su jardín, lo haga y disfrute de la experiencia.

En uno de los últimos diseños del estudio hemos propuesto un gallinero de fábrica para unas quince gallinas. Las imágenes virtuales que os muestro se realizaron para que la propiedad pudiera decidir si pintarlo de blanco o darle un toque de color, haciéndolo así más atractivo aún para los niños. ¿Qué opción os gusta más?, ¡se aceptan sugerencias!.

Realmente, los conceptos que debemos manejar en su diseño son muy básicos. Las gallinas deben quedar protegidas de las inclemencias y de las corrientes excesivas de aire. Deben disponer de ponederos y de palos o barras para dormir. Necesitaremos una puerta para poder acceder al interior, pero los animales no requieren de un paso tan grande, que les haría pasar frío en invierno, por lo que lo lógico es que dispongan de su propia entrada más reducida.


Gallineros
Maqueta virtual. Diseño: Ángel Méndez











Una idea interesante es que nuestra puerta de entrada cuente con una segunda hoja interior realizada con tela de gallinero. Así, los días de mucho calor, podemos abrir la puerta exterior de madera, dejando cerrada la de malla metálica, facilitando la ventilación en el interior.

En cuanto a la superficie necesaria por animal, estas podrían ser unas buenas referencias:

5 gallinas > 3 m²
10 gallinas > 5 m²
20 gallinas > 10 m²

Barra de gallinero = 1 ml. por cada 5 gallinas.

¿Aún no tenéis vuestro propio gallinero?, ¡venga, ánimo!.


Si te gusta este blog, también puedes seguirme en:


Visita la Web del Estudio Ángel Méndez - Arquitectura + Paisaje


Quizá puedan interesarte estos otros artículos:

Jardines de lectura

Tarimas de madera, su correcta colocación