¿Qué son las PLANTAS ARQUITECTÓNICAS o esculturales?













Algunas variedades de plantas pueden llegar a configurarse en nuestro jardín como auténticas esculturas vivientes.

Hablamos de especies que por su morfología tienen la capacidad de imprimir una fuerte presencia en el espacio gracias a su forma o silueta, con la particularidad de requerir muy pocos ejemplares para conseguir composiciones de gran expresividad. Se convierten en auténticos puntos focales, protagonistas absolutas que, en solitario o en pequeños grupos, son capaces de captar nuestra atención con el fin, muchas veces, de indicarnos algo. Ese algo puede ser un simple “mire usted aquí”, pues son ideales para señalizar una llegada o un punto de encuentro.

Muchas de estas plantas guardan su poder visual en unas hojas grandes y estilizadas (Ej. Yucca aloifolia), pero no siempre tiene por qué ser así; en ocasiones, el motivo de su aspecto escultural es su desnudez invernal, al mostrar un esqueleto capaz de transmitir sensaciones por la expresividad de su estructura (Ej. Cornus Alba)

No debemos confundir capacidad arquitectónica o escultural con esculturas vegetales o el arte topiario, que son cosas bien diferentes. La planta arquitectónica no requiere de la mano del hombre para hablar por sí sola.

Precisamente por su carácter tan expresivo, debemos ser prudentes en la utilización de este tipo de plantas y conocer los lugares más adecuados para su implantación. Un recurso que no suele fallar es ubicarlas junto a los edificios, en las entradas, accesos generales, en patios o lugares de paso. A medida que nos vayamos alejando de las construcciones será conveniente ir naturalizando los diseños vegetales y, por tanto, irán perdiendo su sitio este tipo de plantas protagonistas. Usando la redundancia, podríamos decir que las plantas arquitectónicas encuentran con mayor facilidad su sitio junto a las arquitecturas.


Funcionan muy bien para este uso las yucas, ágaves, cicas y multitud de cactáceas. El Phormium tenax es un imprescindible en esta disciplina; las Sansevieras llegan a ser arte vivo, como pueda suceder con el Aloe en cualquiera de sus variedades. Si hablamos de árboles, el ciprés es pura arquitectura.

Si te gusta este blog, también puedes seguirme en:

Facebook: Paisajismo Ángel Méndez   ¿me das un ME GUSTA?

Visita la Web del Estudio Ángel Méndez - Arquitectura + Paisaje




Quizá pueda interesarte también: