Certificado FSC, la madera sostenible










Por todos es conocido que la madera es un material natural renovable con múltiples aplicaciones en diferentes sectores y, entre ellos el de la jardinería. Es una materia prima versátil, fácil de manipular, cortar y adaptar a los diseños, estéticamente muy apreciada y con capacidad de resistencia estructural. Además, bien tratada y cuidada puede tener una vida útil muy prolongada.  Podemos encontrarle aplicación en usos tan variados como la fabricación de jardineras, parterres, peldaños para escaleras, pérgolas y todo tipo de elementos decorativos para el jardín.
Ahora bien, tratándose de un material renovable cabe hacerse la pregunta…¿su uso es sostenible?. Pues para que esto sea así, debe quedar garantizado que su obtención se hace a través de talas controladas, con procedimientos de reposición y sin la aniquilación indiscriminada de los pulmones verdes existentes en el planeta. Por poner un ejemplo, una madera de ipé es perfecta para su uso como tarima de exteriores por su dureza, resistencia al agua y belleza pero, ¿cuando la colocamos estamos contribuyendo a que desaparezcan las masas forestales del Amazonas? Pues necesariamente no tiene por qué ser así, pero podría ocurrir, según su procedencia.

Ante esta preocupación han ido apareciendo varias organizaciones certificadoras que garantizan el uso responsable de la madera. Como ejemplo, podríamos hablar de una de ellas:

En el año 1993 nació el FSC como una organización independiente, no gubernamental, internacional y sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es promover una gestión forestal ambientalmente responsable. Las siglas FSC vienen de Forest Stewardship Council o Consejo de Administración Forestal y encontrar en una madera su etiqueta es garantía de sostenibilidad. Forman parte de esta organización, entre otras, ONGS ambientales como WWF y Greenpeace, empresas como Tetrapak y Mondi PLC u organizaciones sociales como la National Aboriginal Forestry Association of Canadá.

El FSC tiene tres tipo diferentes de certificados, que son:

-          Certificación de gestión forestal
-          Certificación de cadena de custodia
-          Certificación de madera controlada



Es por tanto, que cada vez que veamos esta etiqueta en un producto obtenido de la madera, sabremos que ésta ha sido gestionada con responsabilidad y respeto hacia nuestro equilibrio ecológico.

Para más información, podemos consultar su página internacional: https://ic.fsc.org/

Ahora que sabes ésto, no utilices en tus diseños maderas sin algún sello reconocido de certificación de su gestión. Si eres profesional, incluye esta especificación en los datos técnicos de tus obras y si eres un particular, pide a tu distribuidor que te garantice un suministro seguro, con marcas que incorporen estos importantes distintivos.
  
Espero que te haya servido este artículo y que, si te ha parecido interesante, me ayudes a difundirlo compartiendo el post.


Si te gusta este blog, también puedes seguirme en:

Facebook: Paisajismo Ángel Méndez   ¿me das un ME GUSTA?

Visita la Web del Estudio Ángel Méndez - Arquitectura + Paisaje


En relación a este post, podrían interesarte estos dos artículos: