EL ESPACIO EN PLANTA, diámetros

Diámetros de las plantas








Como continuación del análisis de los parámetros básicos de desarrollo a tener en cuenta en las composiciones, hoy quiero dejaros unos breves apuntes sobre el diámetro de las plantas.

Es muy importante que conozcamos la superficie que un arbusto ocupará en el suelo o un árbol abarcará con su copa, pues de ello depende que se acaben mezclando especies de manera indeseada, que plantemos más ejemplares de los realmente necesarios, que las ramas molesten al paso las personas y vehículos o que interfieran con edificaciones u otros elementos del espacio urbano. Todo ello al margen de perder la composición estética buscada.

Conocer el diámetro de un árbol o arbusto es muy fácil, pues podemos encontrar mucha información en libros, webs y blogs que nos pondrán al día de cualquier variedad que queramos consultar. Ahora bien, cómo aplicar esa información a nuestro diseño va a depender, por un lado, de los condicionantes del ámbito de actuación y, por otro, de la composición que queramos realizar.

Si hablamos de árboles y diámetros de copa, sabemos que todo elemento situado por debajo de la distancia del radio de copa, medido desde el eje del tronco, será alcanzado. Muy importante este dato cuando se ubican en las vías públicas ya que, en muchas ocasiones, vemos podas forzosas que acaban siendo auténticas mutilaciones para evitar la entrada de ramas por ventanas y balcones. Si hablamos de espacios libres, entonces debemos decidir cuál es el efecto que buscamos. Puede ser que nos interese crear un macizo con las copas y por tanto acortar la distancia de plantación entre ejemplares, apurar al máximo para crear una barrera pero sin interferencias entre elementos o con separación suficiente para generar protagonistas en nuestro diseño. Cualquier opción va a ser válida en tanto hayamos estudiado sus diámetros, condicionantes y el efecto buscado.

Diámetros de las plantas
Cuando se trata de arbustos el concepto es el mismo, si bien podemos introducir algún matiz como la facilidad de autopropagación que tienen algunas plantas. En estos casos debemos ser conscientes de ello y saber poner en práctica su siembra. Puede ser interesante acotar dicha propagación mediante barreras físicas como borduras de chapa o mantas antiraiz, o podemos aprovechar el potencial multiplicador para generar espacios tapizados en poco tiempo con la utilización de pocos ejemplares. Hay especies que proporcionan espectaculares resultados desde el punto de vista estético tanto si se siembran muy juntas creando macizos como si lo hacemos por ejemplares aislados rellenando, por ejemplo, los espacios vacíos con corteza de pino; éste podría ser el caso de la Santolina ( Santolina chamaecyparissus).Para ello, debemos conocer el concepto de densidad de plantación, que no es otra cosa que el número de ejemplares que utilizaremos por metro cuadrado o lineal, según los casos.

Como consejo útil, advertir que cuando sea recomendable le dediquemos el tiempo suficiente a nuestro diseño para realizar un croquis o plano que nos facilite el replanteo de cada especie. De esta manera, una vez consolidado el jardín, todo quedará como lo habíamos imaginado.

¿Te animas a intentarlo con tu próximo diseño?. Espero que te haya servido este tutorial y que, si te ha parecido interesante, me ayudes a difundirlo compartiendo el post.

De igual manera serán bien recibidas las participaciones...cuéntame tu experiencia, aporta ideas para que entre todos aprendamos nuevos trucos o pregunta alguna duda.

Si te gusta este blog, también puedes seguirme en:

Facebook: Paisajismo Ángel Méndez   ¿me das un ME GUSTA?

Visita la Web del Estudio Ángel Méndez - Arquitectura + Paisaje


Quizá puedan interesarte estos otros artículos:

Dibujo a ESCALA, conceptos básicos.
EVACUACIÓN de AGUAS en JARDINERÍA.